Voces de la Generación Perdida I. “La responsabilidad no puede caer completamente del lado de la juventud”, Jaime Abad

Jaime Abad. 29 años.

Actualmente se prepara el Doctorado en Pensamiento Contemporáneo en Francia. Dice haber estudiado lo que siempre quiso y nos cuenta que el coste de sus estudios no ha sido cosa suya. “Mis padres siempre consideraron que los estudios eran una cuestión prioritaria y que su responsabilidad era darme una buena formación”, apunta. El joven valenciano valora la postura de sus padres como ‘razonable’.

 En el momento de comenzar sus estudios, sus expectativas eran, según él, “las de todo el mundo. Independizarme, encontrar un trabajo, vivir mi vida”. Jaime es uno de tantos españoles, nacidos en la década de los 80, que pese a aprovechar la oportunidad que sus padres le brindaron de poder estudiar lo que deseara sin pagar por ello, (eso sí, siempre en La Pública) ha contribuido de manera responsable a la consecución de su objetivo trabajando en lo que le ha salido.

Hasta hace un par de años no se planteó “seriamente” formarse o trabajar en el extranjero. Hoy, ya en Toulouse, cuenta que tanto el manejo del idioma como algo de dinero para empezar son factores claves para “tirar hacia delante”.

 Durante su etapa de estudiante en España la situación del país era, en  palabras de Jaime, “el sueño del crecimiento ilimitado, eran los años de la burbuja inmobiliaria”. “Antes se garantizaba una calidad de vida razonable, un nivel de bienestar social que parecía extenderse a la mayoría de los ciudadanos. Pero ese bienestar no era real, sino que se ha comprado a crédito, ha producido un endeudamiento descontrolado que ha traído consigo la caída de la venda de nuestro ojos permitiendo ver la enorme farsa de todo”, sentencia el valenciano.

A la pregunta de: ¿Cómo valoras la situación que atraviesa nuestro país? Jaime contesta con contundencia: “Grave, lógicamente. Hay una falta de compromiso real por atajar el problema allí donde se ha generado”.

Un contexto en el que los jóvenes, para él, no contamos con ninguna opción laboral a corto plazo, pero sí que contamos con opciones Sociales, “somos el futuro”, destaca  Abad. “El papel que debemos adoptar es el de recoger el testigo de aquellos que han denunciado los abusos de una élite, para tratar de cambiar las reglas de juego. Es todo o nada, ya no queda tiempo para parches”, señala. “Es sistema capitalista se acaba”, concluye parafraseando a Jose Luís Sampedro.

 Jaime es uno de tantos jóvenes que, por denominación, forman parte de la ya por todos conocida ‘Generación Perdida’ que encuentra, en salir al extranjero, una de las únicas salidas para prosperar. Lo cual, a este joven, le parece un error. “Un país que deja perder al personal cualificado es un país condenado a la larga. No puede permitirse perder ingenieros, arquitectos, médicos, profesores…”

Me echas. ¡Tú no me la das! Por Victor Rivas Fernández

 “Yo me he ido a Francia. En primer lugar para continuar mi formación y realizar una investigación doctoral. Regresaré a España en unos meses, pero el futuro es incierto. Básicamente a corto plazo yo no tengo otra salida. En parte nos vamos, pero en parte nos echan, sin duda, y esto no es una percepción subjetiva. En palabras de Francesc Xavier Mena, Conseller de Empresa y Empleo de la Generalitat de Cataluña, entre sus recetas para superar el paro: Se trata de cosas tan sencillas como tener una experiencia vital en el extranjero. Por ejemplo, servir cafés en una cafetería de Londres. Que se vayan a Londres y se pongan a servir cafés para ganar fluidez con el inglés suficiente.  “Ya lo dejan claro, desde las propias instituciones se nos dice que sobramos”.

Ante las circunstancias, considera que el Gobierno de España no podría plantear “nada” para paliar la situación. Ya que, desde su punto de vista, “este gobierno no gobierna, sino que sigue directrices externas”. Y considera que el siguiente poema de Martin Niemoller –encarcelado por Hitler- dice mucho de la reacción de la sociedad de nuestro país ante las medidas de tan distinto cariz adoptadas por el Gobierno:

“Primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista.
Luego vinieron por los judíos y no dije nada porque yo no era judío.
Luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista.
Luego vinieron por los católicos y no dije nada porque yo era protestante.
Luego vinieron por mí pero, para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada”.

Jaime considera que “la sociedad debería haberse detenido a escuchar las voces disidentes que clamaban desde hace mucho. Pero prefirió taparse los oídos, mirar hacia otro lado y confiar en promesas vanas. Parece que ahora se está despertando de un sueño y es consciente de que estamos todos en el mismo barco, un barco a la deriva, y que hay que cambiar de rumbo antes de que sea demasiado tarde”.

Autocrítica

¿Nos hemos esforzado los jóvenes nacidos en la década de los 80, y en años posteriores, lo suficiente?, ¿hemos hecho todo lo que hemos podido?, ¿estamos acostumbrados a que nos den todo hecho?, ¿estamos preparados para empezar de cero después de la formación que se nos ha dado?

“¿Si nos hemos esforzado? La respuesta depende, en general no. Pero nosotros no hicimos el mundo de los 80, cada uno es hijo de su tiempo. Nosotros no hicimos un mundo que valora el dinero fácil, que favorece la especulación bursátil y la explotación del tercer mundo. Nos han inculcado que los estudios eran importantes, especialmente para poder acceder a puestos bien pagados, pero que todo eso no importaba si conocías a alguien en la empresa. Nosotros no hicimos el mundo como es, un mundo que tolera la picaresca y el trampeo con vistas al beneficio; únicamente hemos nacido en él. La responsabilidad no puede caer completamente del lado de la juventud. No obstante la pregunta es ambigua, ¿cuánto grado de esfuerzo es “el suficiente”? ¿en función de qué lo medimos? Porque de todos aquellos que han estudiado mientras trabajaban para pagarse los estudios, o quienes se han dedicado años a prepararse una oposición y ahora ven como les recortan el sueldo, no se han jugado la vida pero yo sí diría que se han esforzado.

Pero sí, hemos sido conformistas, la juventud y la sociedad en su mayoría, teniendo como teníamos una clase política y unos mass media que nos decían que vivíamos en el mejor de los mundos posibles, y una enorme industria del ocio vendiéndonos sucedáneos de felicidad a buen precio. Parecía que un cierto grado de bienestar era un supuesto inalterable, hoy en cambio esa imagen parece resquebrajarse.

Se nos han dado muchas oportunidades, pero eso no es malo, ¿qué padre no quiere dar todas las oportunidades a su hijo? Hemos recibido una buena educación, hasta hoy no hemos tenido que correr delante de la policía defendiendo nuestros derechos, porque ya eran algo conquistado, y la ciudadanía está saliendo a la calle, porque sus derechos son vulnerados cada día más. Hemos sido una juventud autocomplaciente, producto de “la sociedad del espectáculo” en la que vivía, sin duda es el momento de cuestionarnos gran parte de toda esa herencia.

Nos hemos acostumbrado a un tipo de vida que parecía buena, pues nos desacostumbraremos a ella. Siempre se puede empezar de cero, la pregunta es ¿aprenderemos de los errores del pasado?, ¿o seguiremos el mismo camino?”

Gracias Jaime

Anuncios

5 thoughts on “Voces de la Generación Perdida I. “La responsabilidad no puede caer completamente del lado de la juventud”, Jaime Abad

  1. Personalmente, opino que tal vez haya algo de verdad en eso de que estamos acostumbrados a que se nos haya dado todo hecho, pero la cuestión es que no hay alternativa. Incluso para ir al extranjero necesitamos ayuda económica de nuestros padres, porque hoy en día ya no es posible eso de lanzarse a la aventura en un país nuevo con una mano delante y otra demás. Para arrancar, es necesario tener algo de combustible.

  2. Yo tengo una hija de12 años que quiere ser escritora o criminalista,sea lo que sea lo que deseo es que sea feliz ,era optimista por que veia que nos acercabamos a paises dónde estudiar es un derecho real ,en mi familia los que han estudiado mayores de 30 lo han hecho en Inglaterra con becas inglesas que les daban para que estudiasen sin trabajar,y aqui estamos dando marcha atras ,solo espero que dentro de unos años acepten a mi hija fuera por que sera más accesible para una familia humilde como la nuestra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s