“Dar de comer a mi familia y que sea lo que Dios quiera”. Historia de un desahucio.

Dederíamos llamar a las cosas por su nombre, ¿no?. ¿No es ya nuestro futuro lo suficientemente incierto como para que los políticos jueguen a confundirnos con el descaro que visten en los escaños del parlamento? No les debe parecer suficiente cuando incluso se atreven a prohibir la palabra desahucio. Mientras el Gobierno y sus cómplices mutilan a España a golpe de tijera y al son de discursos falsos, vacíos y crueles, la ciudadanía camina  hacia un futuro, cargado de incertidumbre por lo general y salpimentado del provocado infortunio que los dueños del mundo y de nuestra identidad regalan al destino de muchas familias.

Periodistabuscatrezzo ha recogido el testimonio de un emprendedor esposo y padre de familia a cuyo destino le ha sido otorgado el infortunio proveniente de la especulación que convierte a lo de todos para unos pocos y a las personas en mercancía.

Probablemente ya le conozcáis. Aquí nos cuenta este episodio, esperemos que efímero, para recordarnos que lo que está pasando es más grave de lo que nos hacen ver.

Me llamo Jose Luís Castaño y soy de Basauri, Vizcaya.  Estoy casado desde 1999. Tengo dos hijos de 11 y 7 años;  los niños de mi vida y mi única lucha.  Actualmente vivo con mi mujer en casa de mis padres. Mis hijos viven en Galdakao con mis suegros. Decidimos hacerlo así para que no sufrieran más aún. No queríamos desarraigarles de su entorno de amigos o del colegio. Por eso los vemos los fines de semana y alguna tarde entre semana.

Me casé gracias a los ingresos de  una empresa que yo mismo creé.  Con el tiempo fue creciendo gracias a la época de bonanza y al trabajo. Todo iba sobre ruedas. Al mismo tiempo que crecía la empresa, mi familia y yo, compramos una segunda vivienda, para disfrutar.

 Ese fue el arranque y los años buenos en los que  los directores de bancos te invitaban a café y te hacían regalos de todo tipo para casa.  Todo era amistad y buen rollo.

 La cosa cambia entorno al año 2008. Hasta entonces lo que ganaba lo ingresaba para reducir el  préstamo hipotecario.  Pero, en este momento, los bancos empezaron a cerrarnos el grifo del descuento de papel, hay clientes que dejan de pagar y, con todo esto, comienzan algunos de los desastres financieros. Concretamente en mi caso, es el momento en el que el Banco Santander,  ante la imposibilidad de poder seguir pagando uno de los camiones que tenia en Leasing me proponen rehipotecar mis casas para así poder seguir trabajando. Y así lo hice. Este sería mi primer fallo. Acto seguido, empieza a faltar el trabajo y mantengo a mis empleados (8 trabajadores con sus respectivas familias). Y aunque suene mal decirlo, creo que este fue otro de mis fallos, no empezar antes a despedir a la gente, ya que para cuando los despedí con sus respectivas indemnizaciones, la bola era tan grande que la situación era insostenible. 

En ese punto pongo la segunda vivienda en venta. Pero ya es tarde. En los medios de comunicación ya se habla de la explosión de la burbuja inmobiliaria. Y tan sólo cuatro personas fueron las que llamaron a interesarse, pero ni se acercaron a verla ni hicieron ninguna oferta. Así que dejo de pagarla. Sigo afrontando los gastos de la primera vivienda, pero todos eran problemas con las deudas, que se acumularon, y ya no podía con ellas.

En el año 2010 cerré la empresa  con algunas deudas a  proveedores y con los despidos de los trabajadores pagados.

Empiezo a trabajar en una empresa pero, a duras penas,  me llega para pagar mi piso, por lo que opto por dar de comer a mi familia y ‘que sea lo que Dios quiera’ como se suele decir.

 Empieza el calvario de citaciones judiciales, embargos, te niegan el derecho a abogado de oficio por tener dos viviendas aunque te las quiten las dos.

ana2

‘Nos arrancan nuestras raíces’. Por Pietro Paris

Por fin un día llega la carta del juzgado:  su piso se lo ha adjudicado la BBK (KUTXABANK).  En estos momentos intentas negociar un alquiler hasta que mejore la situación. Pero estos señores, por llamarles algo,  se niegan en redondo. Hay  que decir que los consejos de BBK-KUTXABANK están regidos por políticos, sindicatos, empleados, y algún cliente ‘elegido’.

 Acudí al Alcalde de mi pueblo, Galdakao. El cual, a través de su secretaria, me remitió a Asuntos Sociales. Éstos, por su parte, lo único que supieron decirme  es que optara por la mediación del Gobierno Vasco con las entidades, cosa que hice y no sirvió para nada. En este sentido me gustaría hacer un llamamiento, en primer lugar, al alcalde del pueblo, Galdakao. Va predicando lo que hace por las familias desahuciadas. Habla de un protocolo de actuación publicado en varios periódicos, pero, por ahora, nada de nada. Le pediría que pubicara menos y que hiciera más.

 Tiré la toalla, sólo se me ocurría meter ruido en el desahucio, que es lo que transmito, y así pasó.

A finales de Julio me llega la temida nota del Juzgado: ‘Debe abandonar su casa el 29/10/2012 a las 10:15’. Parece que te echan de Gran Hermano y además apuntan: si no lo hace voluntariamente el secretario judicial será ayudado por la Ertzaintza y la Policía Municipal.

Antes de recibir la carta, te pasas las semanas anteriores recogiendo tu casa, tu vida, tus recuerdo. Todas esas cosas insignificantes para los que podáis leer esto, pero llenas de valor para mi y para mi familia. Empiezan las preguntas dolorosas de tus hijos.  Que por qué, que si nunca vamos a volver, que si nunca tendremos otra casa, que si tienen que marchar de Galdakao y dejar a sus amigos… y el mundo se te cae a los pies. Piensas si tú eres el culpable. En qué hubieras cambiado o que puedes hacer a partir del 29.

El día que nunca crees que llega ha llegado. Son las 8 de la mañana. Voy hacia mi casa,  que va dejar de serlo,  hay algún medio de comunicación y un furgón de la Ertzaintza.  Se baja el mando y me pregunta si soy Jose Luis castaño y si hay niños en casa. Le digo que no,  los niños están en el cole haciendo su vida normal. Me comenta que es mal trago para los niños ‘y para ellos eso de que un niño le pregunte por que le saca de su casa y por qué no detiene a la gente mala que viene hacerlo o es que vosotros sois los malos”. Subo a mi casa. Llega mi mujer, algún familiar, amigos y algún medio de comunicación. Todos están conmigo en ese momento. Abajo se oye a la gente que se concentra (amigos, familiares, gente del pueblo y gente de otros sitios que vienen a ayudarte.) A quienes sólo puedo decir: GRACIAS.

Sube la comisión judicial acompañada de los municipales del pueblo esos que dicen estar cumpliendo su labor. Preguntan por mí y me dicen que la prensa se tiene que ir. Llega la Ertzaintza para ayudarles a que se vayan.  No quieren que nadie grabe el momento del desahucio.  Me quedo solo con mi mujer y gente a la que yo no he invitado a mi casa.  Incluído el cerrajero,  de la cerrajería SOMERA, quienes cambiaron la cerradura. (Lo destaco porque hay  cerrajeros que se niegan a este trabajo. Estos por ahora si lo hacen). Me comentan que tengo que abandonar mi casa.  Me derrumbo,  me siento en el suelo, mi cabeza ‘se va’.  Empiezo a llorar y de repente sé que quise saltar por la ventana y que un Ertzaintza lo impidió. Acabé en el rellano de mi escalera viendo cómo cambiaban mi cerradura. Cerraron mi puerta. A mí me trasladaron en ambulancia por una crisis. A partir de ese momento todo cambió. Esa fue la media hora que cambió mi vida. Doy las gracias a la gente que vino y al Ertzaintza que evito mi locura.

Ahora, mi familia y yo estamosseparados y esperamos poder reunirnos lo antes posible. Es por eso que quisera encontrar un piso de alquiler en Galdakao.

En paro, con un futuro que se promete bastante duro y una deuda de por vida que no voy a poder pagar. Sin embargo, hago mis esfuerzos por mantenerme ocupado contando mi historia y luchando junto con otras muchas personas que están pasando por lo mismo.

Anuncios

4 thoughts on ““Dar de comer a mi familia y que sea lo que Dios quiera”. Historia de un desahucio.

  1. Gracias por la publicación y por aportar tu gran granito de arena mi lucha por los que les van a hechar que no les pase lo que a mi me ha pasado por que si se lpuede detener este genocidio GRACIAS

  2. Pingback: Lanzamiento al abismo: reportaje sobre los desahucios en Bizkaia | Mi Off The Record

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s